El desarrollo sostenible o sostenibilidad, entendida como la utilización de los recursos naturales de una forma racional y eficiente, dándoles el valor que tienen, y siendo conscientes de su limitación, constituye hoy en día uno de los ideales y valores sociales más relevantes de nuestra Sociedad, que implica, entre otros aspectos, un desarrollo que busca la mejora de la calidad de vida, tanto de las generaciones actuales como de las futuras, articulando de forma equilibrada las dimensiones económicas, social y ambiental,  favoreciendo el progreso social y respetando el medio ambiente.

Desde las políticas europeas como por ejemplo la Estrategia Europa 2020, que incluye entre los cinco objetivos cuantificables para el año 2020, la investigación y la innovación y la energía, todas las cuales son áreas fundamentales del desarrollo y el crecimiento sostenible, hasta las políticas nacionales ya sea a través de la Estrategia Española de Desarrollo Sostenible en la que se pone de manifiesto, en un contexto de crisis sistémica, la necesidad ineludible de encontrar un nuevo modelo de desarrollo con futuro y que sea verdaderamente sostenible en la triple dimensión: económica, social y ambiental, pasando por las líneas de desarrollo regionales como la Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias, se detecta la ineludible impregnación del desarrollo sostenible y la sostenibilidad no sólo como un modo de actuación, sino como una filosofía de vida equiparable a la sanidad, educación o servicios sociales.

Hoy día, favorecer el crecimiento verde y sostenible supone una necesidad y una prioridad irrenunciable, que en el caso particular de Canarias se acentúa aún más considerando, no sólo la importancia que tiene en cualquier tipo de sociedad, sino por el papel fundamental que juega al tratarse de una región insular aislada energéticamente de otros territorios y con recursos limitados que deben ser gestionados eficientemente. Además, esta insularidad también supone la presencia de una serie de condiciones especiales y singulares que hacen que el territorio canario pueda ser concebido como un lugar de investigación, desarrollo, ensayo y producción de tecnologías y productos relacionados con la económica verde, la gestión de residuos, la gestión de redes eléctricas, la depuración, desalinización y desalación de aguas con criterios de máxima eficiencia energética y vertido cero, etc.

Todo ello de la mano y en concordancia con el fortalecimiento de la capacidad científica y tecnológica que pueda llevar a cabo este desarrollo sostenible, con especial relevancia en la colaboración que debe existir entre instituciones de investigación, universidades, el sector privado, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y científicos, máxime en nuestro territorio insular. De hecho, y para las regiones periféricas, en el estudio titulado “Factores de crecimiento en las regiones ultraperiféricas” se identifican sectores emergentes basados en las ventajas de dichas regiones, entre las cuales destacan la biodiversidad y los ecosistemas marinos, el potencial para la producción de energía renovable o la investigación avanzada en materia agroambiental o climática, todos los cuales constituyen aspectos fundamentales del desarrollo sostenible y que demandan una investigación destacada y una innovación preponderante que contribuya a un auténtico desarrollo sostenible.

Por todo ello, el Instituto Universitario de Estudios Ambientales y Recursos Naturales encaja perfectamente en esta filosofía sostenible, constituyéndose como un referente regional, nacional e internacional que contribuye eficaz y enérgicamente a la investigación, la innovación y el desarrollo y el crecimiento sostenible de Canarias.
En este contexto, los objetivos generales del i-UNAT son:


•Realizar una investigación de calidad, generando y difundiendo el conocimiento científico, a la vez que integrándose en las redes nacionales e internacionales de excelencia que tienen su desarrollo en los ámbitos de actuación de la calidad ambiental y los recursos naturales.

Educar, formar y concienciar a los profesionales y a la sociedad en general sobre las ideas, actuaciones y comportamientos que conducen a la mejora de nuestro medioambiente y a la conservación de nuestros recursos naturales.

Aplicar los conocimientos generados a un adecuado control de la calidad ambiental y a una apropiada gestión de los recursos naturales. En este sentido, el i-UNAT pone su conocimiento y experiencia al servicio de las instituciones públicas y privadas, incorporando al pragmatismo profesional un rigor científico y académico.

Apostar por la integración, la innovación y el desarrollo económico sostenible en la conservación del medio ambiente y los recursos naturales.

Participar en las redes de investigación medioambientales, tanto a nivel nacional como internacional.